Saturday, May 20, 2006

FUTBOL


Suena el dolor en mi cabeza y resuena sediento el sonido amargo de la muerte lenta, como tambores de Vila Isabel, retumban los bramidos del exterminio en mis oídos odiosos, en mis ojos rojos, sangre fresca chorrea de mis encías y ataca sigilosa la desdicha, cuando me sumerjo en el partido de esta tarde y tú mueres asesinado, y nadan tus restos despedazados en charcos de sangre, y yo grito gol y no me acuerdo, cae el Vasco en su derrota y caen tus hijos aturdidos por cobardes martillazos, degollados en océanos helados, como un maldito picole de sangre y genocidio. Canta la torcida y agita sus banderas, pero no logra tapar los gritos de terror de los mataderos, de las trampas asesinas, del los Auschwitz peleteros, y yo miro la hora, se acaba el segundo tiempo, y vos tremes de pánico, se acaba tu vida, se escurren tus emociones, tus sentimientos, y el juez dio el final, acabo otra vez el juego y yo creo estar feliz y vos sabes que ya estas muerto.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home